17 de ene. de 2013

La paciente empoderada


Amanda habla rápido. Tan rápido que apenas puede respirar entre palabra y palabra. No confía en los médicos. Ha visto tanto...Le hemos defraudado tantas veces...¿Por qué debería confiar en mí? En alguien que, además, quiere cambiarle el tratamiento con el que lleva ya 10 años. 
Amanda tiene un lupus. Cuando yo estudié el lupus por primera vez, mi profesor decía que era el gran imitador, que podía emular a cualquier enfermedad. O ser todas a la vez. Amanda las tiene todas a la vez. Y como dice uno de mis poemas, "una vida curvada hacia atrás como un arco". Porque Amanda ha decidido tirar para delante contando cómo ha llegado hasta aquí. 
Por primera vez, desde que me metí en esto del mundo 2.0, uno de mis pacientes me cuenta que escribe un blog, que lo hace para ayudar a otras personas en su misma situación, pero también para sentirse mejor, como válvula de escape. 
Por primera vez, desde que me metí en el mundo 2.0, leo de cabo a rabo el blog de alguien. Amanda no escribe bien. Escribe como habla, rápido, con frases con tan pocas comas que si las lees en voz alta te quedas sin aliento. Y con muchas faltas de ortografía. Pero allí, post a post, está ella. Sus sentimientos, lo que piensa, lo que es importante en su vida. Y eso hace que yo, que soy su médico, entienda mucho de lo que me cuenta en diez minutos de consulta.
Por primera vez, tengo un paciente empoderado. Y no le he dicho - aún me pregunto por qué - que, al otro lado de la mesa, estaba la Doctora Jomeini.


22 comentarios:

  1. Jomeini eso se llama sensibilidad con los demás. Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. "Ha visto tanto..."

    Puntos suspensivos Jomeini!

    ResponderEliminar
  3. siempre se aprende, de la persona que no esperas.Asi es la vida un post.

    ResponderEliminar
  4. Desde fuera, se ve más sensibilidad que miedo.

    ResponderEliminar
  5. ¿Y ella sabe que tú también tienes un blog?...
    Buen finde.

    ResponderEliminar
  6. A veces es necesario parar y mirar a nuestro alrededor. El ruido, los árboles, la gente... no deja ver los sonidos, el bosque, las personas... y en tu profesión, como en la mía, lo más importante son las personas.

    ResponderEliminar
  7. Eres una persona empática, eso te convierte en una doctora empática, y en definitiva, una tía estupenda. Me alegro por Amanda.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Unaterapeutatemprana: No. Es lo que no me atreví a decirle.
    Guillermo: Y tanto
    Mo: Ay, Mo, que me ruborizas...

    ResponderEliminar
  9. Es una lástima que Amanda no sepa que eres Jomeini, Jomeini :) Si viera tus posts sabría que eres un médico (que en su caso de enferma de lupus, casi podríamos llamar "compañero de travesía") que no tiene que dejar escapar...

    ResponderEliminar
  10. Me alegro mucho por Amanda, y también por todos nosotros que podemos disfrutar de tus posts. Ser 2.0 puede ser una buena terapia...Suerte para Amanda y para ti. Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  11. Queda con ella fuera de la consulta; extralimítate en tus funciones y hazle ver, con todos los detalles y explicaciones fisiopatológicas que puedas reunir, que, estoy completamente seguro, serán muchísimos, aunque que no sé si suficientes para ella, el por qué del cambio en su tratamiento, Muéstrale la cruda realidad, y en las pocas o muchas opciones que tenga, encourage her a seguirlas. Lo del blog, yo creo que no debería importar, pero quizá sea bueno compartirlo.

    ResponderEliminar
  12. Me he perdido. Que hace una anestesista tratando un Lupus?

    ResponderEliminar
  13. Tratando los dolores resultado del lupus

    ResponderEliminar
  14. (Ups... qué atrevida es la ignorancia!). Gracias Jomeini!.

    ResponderEliminar
  15. Hola, me gusta leer los blog de medicina, nunca dejo comentarios, pero en este caso como sufro lupus me atrevo a escribir. Yo no habria aceptado un cambio en una medición de años, a mi me cambiaron 2 veces la del lupus por rechazo y con dosis minimas y por mi medico de medicina interna. No entiendo bien por que el cambio ni como Amanda consintio, yo no lo habria aceptado.¿Esta bien ella ahora? Disculpe mi intromisión. Sonia

    ResponderEliminar
  16. Hola, Sonia, no te preocupes. Como aclaré arriba, yo no trato el lupus de Amanda. Trato su dolor. Amanda llevaba 10 años con un opiode que ya no le calmaba. Los opiodes hay que rotarlos para que vuelvan a hacer efecto. En su caso, era necesario. No lo aceptó y no lo acepta porque no confía en los médicos.

    ResponderEliminar
  17. Hola Jomeini,

    Felicidades por tu empatía y profesionalidad.
    http://mamicool19.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  18. ¿Se lo dirás?


    www.sobrevolandoloscuarenta.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que no. Bastante me está costando que confíe en mí...

      Eliminar
  19. Buah! me pasa a mi eso con mi médico y eres tú y me dan 4 síncopes!

    Mi exmarido fue a la nutricionista después de seguir el mismo tratamiento contra la diabetes desde hacía muuuchos años. Le cambiaron la dieta, le cambiaron los bolis y mejoró. Mejoró hasta que decidió que los médicos no tenían ni idea y que podía seguir comiendo bollos y luego pincharse un poco más.
    Entiendo que desconfíe y entiendo que le cueste cambiar de tratamiento, pero siento más "pena" por ti, por querer hacer tu trabajo y encontrarte de frente con médico sin título.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...