14/10/2012

Cuando se recorta en salud, se recorta en vidas


Hoy no voy a escribir yo. Va a escribir Inmaculada. No importan los apellidos. Inmaculada es un seguidora silenciosa de mi blog. De vez en cuando, me envía un recetario al correo electrónico (cosa que, como adicta a la cocina, le agradezco), pero la última vez lo que me envió fue este mail. Con su permiso, hoy lo comparto con vosotros. Y es que los fármacos para tratar el cáncer son caros. Pero uno puede gastarse mucho dinero en un desfile de Fuerzas Armadas, que es imprescindible.

"Como muchos sabéis mi hija ha sido una del millar de niños que ha pasado por la unidad de oncohematología del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla. Del diagnóstico y tratamiento de la enfermedad no me parece oportuno hablar, y es fácil hacerse la idea del calvario que se vive. Sólo quería decir que estoy sumamente agradecida al sistema sanitario español y a los profesionales que nos atendieron y siguen cuidando de nosotros en las revisiones. Aquellos que nos enseñaron que hay vida después del cáncer y durante él.
Hoy siento tristeza, frustración, rabia, impotencia, miedo… una mezcla de sensaciones y sentimientos que sufro al conocer la noticia del fuerte recorte presupuestario que va a sufrir la unidad de oncohematología infantil de dicho hospital. He llegado a sentir pánico las noches que sabía que no había oncólogo
infantil de guardia, sabiendo que cualquier ingreso no iba a ser atendido con la misma atención y conocimiento como cuando ellos estaban, y que cualquier contratiempo no se resolvería del mismo modo. Así que se me hace durísimo pensar en los tiempos que vienen.
Siento tristeza al pensar que los niños que hoy tienen la enfermedad y los que aún tienen que llegar van a estar a merced de profesionales cuya especialidad no es la oncología pediátrica, que tendrán que esperar un tiempo que es oro en el diagnóstico y que su tratamiento no va a tener el seguimiento que merece. Siento frustración ante aquellas miradas de aliento que nos dirigíamos los padres en los peores momentos. Me da rabia de que las decisiones administrativa y
financiera estén por encima de absolutamente todo. Siento impotencia porque por más que lo expliquemos no le sirve a nuestros dirigentes.
Siento miedo de tanto desamparo institucional, de que la empatía política surja cada 4 años y que mientras tanto no se pongan en la piel de otro.
Podríamos hacer números. Cuánto cuesta al día la unidad, en personal,en medicamentos, en alimentación… Podríamos hacer cábalas sobre cuánto se ahorraría quitando de allí o de aquí, pero lo que es cierto es que al año pasan por la planta unos 100 niños. Y que la vida no tiene precio. Y cuando es de un hijo las cuentas son otras.
Por todo esto, cuando hoy he leído la carta del padre de Valeria me he sentido con el deber y el derecho de que sus palabras lleguen muy lejos.
A través de Palma Solano Paez:
"Mi nombre es José Carlos, bueno, en realidad aquí donde estoy no tengo nombre. En la planta de oncología pediátrica del Virgen del Rocío, los papás no tenemos nombres, nos llamamos por el nombre de nuestro hijo.
Por eso aquí, soy el papa de Valeria Adorna de 3 añitos que hace tiempo comenzó a sentirse muy mal y fue diagnosticada de una cosa con un nombre muy feo, en su abdomen, que no soy capaz de pronunciar.
Por desgracia para ella, y para toda la familia, hemos tenido que afrontar una de las experiencias más terribles que una familia puede vivir.
Nadie está a salvo de eso, de repente un día te levantas y nada vuelve a ser lo mismo, tú única suerte es que están ellos y que están por todas partes.
Recuerdo el primer día que llegue a esa planta, el equipo médico de oncólogos pediátricos- y todo el personal sanitario- nos cogió fuerte la mano y nunca más nos la soltó.
Ellos sí que saben de esperanza, pero de esperanza de verdad, de esa que te permite levantarte por las mañanas y te hace soñar con un mañana mejor.
Esa esperanza a la que te agarras cuando ves como tu pequeña pierde peso, se le cae el pelito, tiene vómitos,… en definitiva, no es la misma que hace unos meses jugaba en el parque. Todo en ella ha cambiado, todo menos la alegría y las ganas de vivir que el personal de esa planta le inyecta cada día. Son ángeles, personas que tienen un don especial para poder soportar las peculiaridades de cada caso y para tener el valor de seguir sonriendo cada día.
Por desgracia somos un caso de los más de cien que atienden en esta planta en un solo año..… suerte que están ellos y que están por todas partes.
Día a día los ves al límite, por desgracia no pasa un día que no venga un amigo nuevo a la planta a veces incluso varios, a todos los arropan entre sus alas.
Aún recuerdo y nunca lo olvidaré el primer día que entre en aquel lugar. Cuando le diagnostican algo así a la persona que más quieres en este mundo, pierdes el control de tu vida. Te conviertes en un barco a la deriva sin saber por dónde tirar, hasta que Palma, Eduardo, Nacho,Cati, Gema, Elena, Ana, José Antonio, Israel, Rosa, etc, etc, etc, entra en nuestras vidas. Entonces se convierten en nuestros guías, en nuestro faro, nuestra luz y nos van dando las pautas para que no te pierdas. Para que puedas estar a la altura de la situación ya que su apoyo es muy importante para la pequeña. Nosotros tuvimos suerte, porque cada vez que nos invadía una duda, problema o complicación, ellos estaban ahí, al pie del cañón.
Pero hoy nos hemos levantado con una noticia que ha sobrecogido nuestros corazones, el personal sanitario que atiende el hospital infantil se ve drásticamente reducido. La oncóloga de Valeria, y otros muchos compañeros que ha reconducido muchas vidas, los sientan una semana en su casa porque al parecer no hay dinero suficiente para pagarles, dicen que los médicos que se quedan pueden asumir toda la carga de trabajo, guardias, sábados, etc.Pobres padres que, cuando se vean perdidos en esta enfermedad tan compleja, vayan a la unidad de oncología, a ecografías, cirugía y le den cita para unos meses por el exceso de trabajo, porque haya menos oncólogos, cirujanos, enfermeros… y se hagan menos pruebas a estos niños cuyos padres esperan con angustia esos resultados. Pobres médicos y enfermeras que, sabiendo las necesidades de esos niños enfermos, no puedan cubrirlas con los medios que tienen a su disposición.Y sobre todo, y lo peor, pobres niños que les toque pasar por esto en un momento de “recortes” y “crisis” de la que son lo menos culpables de todos.Quiero que recapacitéis sobre lo que, dentro de un hospital, se puede o no recortar. Supongo que tendréis unos objetivos de recorte pero quiero que sepan que hay objetivos que no se pueden cumplir por mucho que vengan impuestos, sería importante que las personas que os lo piden lo supieran. Que lo trasmitáis, con nuestra voz y de nuestra mano. Ruego que haga seguir mi carta a donde haga falta para que puedan entender los que mandan, y sin que tengan que pasar por ello,lo duro que ya de por si es tener un hijo enfermo, para que los recortes lo hagan aún más duro y lo que es peor, pueda traer consecuencias graves por la falta de pruebas o el saturamiento de
quirófanos y del personal. Ruego que la persona que lea esto se ponga por un momento en la piel de nosotros –los padres- y que, si tienen hijos, los pongan en la piel de esos niños y que me digan, con la mano en el corazón, si estos recortes son de verdad indispensables y no podéis con vuestros estudios y recursos buscar alternativas a esta situación.Por favor que los recortes no sean a costa de la calidad de vida y la salud de nuestros hijos, algunos de ellos en la última etapa de su vida.
Gracias por su atención y por dedicarme su tiempo en esta época de sobrecarga de trabajo."

No os engañéis. Se están cargando la sanidad pública. Porque así es en todos y cada uno de los servicios de cada hospital.


23 comentarios:

  1. Es una VERGÜENZA la q nos están liando estos .c.......(mejor me guardo la palabrota ) Porque sí les pasa a ellos o a sus familias abren plantas cerradas, cogen médicos privados,y arreando q es gerundio.

    ResponderEliminar
  2. Es lamentable. Nosotros, por desgracia obviamente, también conocimos de cerca la unidad de oncología. En nuestro caso en adultos y en el Hospital Virgen de la Luz de Cuenca. En medio del mayor de los desamparos, cuando nuestra vida atravesaba momentos desgarradores, sólo nos quedaba confiar en la gran profesionalidad del equipo médico y luchar de su mano. No podemos entender ni justificar a quienes desmantelan la sanidad privando a las familias de su única esperanza: no conocen el dolor o estamos en manos de los mayores desalmados?

    ResponderEliminar
  3. Deberían empezar a recortar en gastos autonómicos. Para empezar.
    En sueldos vitalicios.
    En erradicación de la monarquía y todos sus aledaños.
    En consejeros, asesores y soplagaitas.

    Que todo es el chocolate del loro, oiga... pero si se suman todos los chocolates... probablemente podríamos dejar la sanidad como está.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. El gato Jinks, ¿te acuerdas? de Pixie y Dixie, tenía una frase genial para esto: ¡Mardito Roedore!

    ResponderEliminar
  7. La austeridad en periodos económicos como el actual es mala por varios motivos. La gente que no tiene trabajo se empobrece. Y con un alto nivel de desigualdad, los salarios bajan. Y la austeridad lleva a cortar gasto en cosas importantes, como la educación y la salud. Por eso estos planes de austeridad acrecientan los problemas de la desigualdad, lo que a su vez es una de las razones de la debilidad económica actual.
    Por otra parte, si nuestros gobernantes y todos los gobernantes de Europa que tienen el deber de sacarnos de la crisis, no son capaces de hacerlo, es porque lisa y llanamente son unos ineptos y están aplicando las recetas equivocadas. Pues si esto es así (y ya se ha demostrado que es así), lo que deberían hacer más pronto que tarde es ir a engrosar las listas del paro porque vista su ineficacia es para lo único que sirven.
    Que la incompetencia de la clase dirigente es manifiesta se ha convertido casi en un axioma, porque si después de tanto tiempo desde que comenzara la crisis, aún no nos han sacado de ella, es porque el grado de idiotez de nuestros políticos es francamente preocupante.

    ResponderEliminar
  8. Francisco estoy de acuerdo contigo hasta en las comas, pero no podemos hacer nada para que la gente que está tomando estas decisiones se dediquen a otra cosa para la que sirvan????
    Madre mía, qué post el de hoy, estoy con el estómago encogido... pero también rabiosa, indignada, avergonzada...
    No puedo comprender que hace exactamente diez años cuando hacía prácticas en el laboratorio de un hospital de madrid, se gastasen creo recordar que 15 millones de las antiguas pesetas, en una máquina que claramente nadie iba a utilizar, pero si querían que aprendiese yo, que solo estaba allí haciendo unas miserables prácticas... (que ni beca, ni contrato de ningún tipo ni nada de nada)
    No lo pude comprender en aquel momento, un despilfarro del todo absurdo, y ahora resulta que no hay dinero ni para pagar a los médicos... Pues yo creo que esto es producto de una gestión lamentable pero a todos los niveles.

    ResponderEliminar
  9. Y resulta que esto no acaba más que empezar.

    Soy médico y os puedo decir que lamentablemente se vive en todos los hospitales Españoles, los cúales los pacientes ya los caracterizan de "tercermundista" y no es para menos.

    Algo que no me cabe en la cabeza, porque la tengo algo dura, es que España entera se ha hechado a la calle cuando la selección Española ganó un mundial de fútbol, (se ha hechado a la calle por 22 hombres corriendo detrás de un balón), algo de lo cual ninguno de nosotros hemos visto un céntimo de euro o algún beneficio, ahora pasamos por la situación que estamos viviendo, parece increíble pero nadie, absolutamente nadie tiene el capacidad para organizar una manifestación masiva, (ejemplo: como cuando España ganó el mundial), nadie la organiza, y si fuese organizada no tendría tanta afluencia de público, como ya ha pasado el algunas ciudades Españolas.

    Hemos vivido días enteros de huelga, todos los sindicatos en lucha, pero no es todo, tenemos que salir a la calle a reclamar nuestros derechos, algo por lo que nuestros abuelos o bisabuelos lucharón y muchos fueron muertos en batallas y ahora un "don nadie" nos lo quita, y nos quedamos de brazos cruzados en la butaca del salón bien cómodos.

    No entiendo ¿que esperamos? para reivindicar nuestros derechos, para salir a la calle, para exigir, no lo sé.

    Conmovedores testimonios escucho cada día, este de hoy me ha dejado el desayuno a la mitad, me he tomado el gusto de copiar el enlace de este blog, adjuntando un comentario mío y enviarlo por medio de enlace de contacto al MINISTERIO DE SANIDAD, sé que ni siquiera lo leerán, o igual sí, y se les conmueve el alma, mi obligación y como no podía ser menos era enviarlo, no me podía quedar de brazos cruzados.

    Solo nos queda llenarnos de esperanza por una España mejor.

    Doctora Jomeini, nuevamente ha vuelto Usted a ser GRANDE, (en mayúsculas), GRAN PERSONA, conmovedor su post, por el cual personalmente le quiero dar las gracias por haber públicado en su blog.

    Cordial Saludo Dra. Genma.

    ResponderEliminar

  10. La crisis afecta tambien al transporte sanitario, ya en Canarias se han quitado ambulancias de Transporte No urgente y han restado horas de servicio al helicóptero medicalizado, entre otras medidas tomadas por el ejecutivo regional...
    En otras comunidades leo cosas como estas que me ponen los pelos como escarpías no solo como profesional sino como padre:

    MI hijo necesita diálisis tres días a la semana y me sería imposible costear la ambulancia que lo traslada al centro médico". A sus 22 años, Alexandra Corretgé vive en el hospital Virgen del Rocío desde hace más de dos semanas, donde su hijo Kevin, de seis años, tuvo que ingresar, tras fallar el riñón que le cedió su abuelo hace poco más de diez meses. Francisco Moreno se convirtió en noviembre de 2011 en el primer abuelo en donar un riñón a un nieto. El trasplante se practicó en el Hospital Virgen del Rocío, pero lamentablemente no ha dado el resultado esperado. El pequeño Kevin necesita, de nuevo, diálisis para sobrevivir. Su vida depende de un riñón artificial, una máquina a la que se tiene que conectar tres días a la semana.
    Leer más:
    http://www.diariodesevilla.es/article/sevilla/1374952/pacientes/no/puedo/pagar/la/ambulancia.html

    ResponderEliminar
  11. En Atención Temprana la situación también es penosa. Cualquier recorte en salud o educación es malo, pero se te encoge el alma más todavía cuando está en juego la calidad de vida de un niño. Cada día peor...hay veces que se te quitan las ganas de todo leyendo estas cosas.

    ResponderEliminar
  12. Es un asco y me jode profundamente que solo se manifiesten para ello los médicos y enfermeras porque parece que solo a ellos les preocupe la salud de TODOS. A TODOS nos afectan estos recortes y todos deberíamos estar en la calle reclamando lo que creemos que es lo justo: sanidad universal y gratuita para todos. Porque así es como se cimentan las sociedades modernas.

    ResponderEliminar
  13. Hola , gracias por compartir , una informacion vital, sobre situaciones reales de sufrimiento, justamente recortan lo que nadia haria por su familia ,no lo veo ni cristiano hacer eso.

    No es justo ni constitucional, abandonar enfermos a su suerte, nos tocara poner muchas denuncias para restablecer algo de dignidad y justicia , como hizo un juez que ordeno la re-apertura de un centro de urgencias.

    Todo mi apoyo, tanto a familias con enfermos, y al personal sanitario que tanto hace.

    ResponderEliminar
  14. A las personas con cualquier enfermedad cronica nos quitan calidad de vida.

    ResponderEliminar
  15. Lo que recorta en vidas es destruir durante 8 años la economía de un país por no hacer nada para arreglarla. Muchos de los que ahora se quejan no levantaron la voz en su momento. Ahora es tarde para lágrimas.

    ResponderEliminar
  16. Esto no es violencia contra la ciudadanía? ¿Porqué tenemos tanto miedo a que nos tachen de violentos, cuando nos están masacrando? ¿A que esperamos para no sólo salir a las calles, sino tomarlas? ¿A qué estamos esperando?

    ResponderEliminar
  17. Es una vergüenza. Antes se debe recoratr de otros sitios antes que en educación y en sanidad. Mi madre es enfermera y es lamentable lo que están haciendo. Todo mi apoyo al personal sanitario y por supuesto a los pacientes y sus familias.

    ResponderEliminar
  18. Los vellos de punta por leer esto, porque de verdad los ciudadanos tengamos que tener miedo, porque lo que nos espera no va a ser mejor...

    Enhorabuena por tu blog. Mi padre (un
    modesto carpintero) no hay día que no me pregunté si has publicado algo nuevo para leerlo.

    Un saludo, @akitalaeli.

    ResponderEliminar
  19. Estoy contigo Merche, cuanta razón llevas. Si le pasara al hijo de algún gobernante no tendría problema de llevarlo a Clínicas Privadas (para eso tienen esos sueldazos...porque yo lo valgo , como "EL LOREAL") o habilitar alguna planta YA cerrada como pasa en el Hospital El Tomillar, en Sevilla.
    ¿Porqué no recortan en coches oficiales, dietas, publicidad electoral,botellas de agua para las conferencias ¡¡A 6 EUROS LA BOTELLITA!!?.
    No hay problema, aplican la ley del embudo porque tienen el poder(que, por cierto, el pueblo le ha dado).

    ResponderEliminar
  20. Ya le he escrito al presidente del gobierno en:
    https://portal-scc.presidencia.gob.es/ciudadan@s/contacto.jsp

    Y a la Junta de Andalucía en:
    http://www.juntadeandalucia.es/informacion/contacto.html

    No valdrá de nada, pero al menos que se oiga.
    Un saludo y una lagrimita.

    ResponderEliminar
  21. Bueno, llego tarde, y encima sé que me van a linchar, pero ahí va mi opinión. Vamos por partes.
    Primero, ¿porqué siempre sale a relucir el tema de las Fuerzas Armadas? Si, es horrible, ¿para qué necesitamos tantos soldados? ¿para qué les estamos pagando si no están haciendo "nada"? ¿realmente es necesario ese gasto? Pues señores, lamento decirles que si, es necesario. De hecho, creo que ninguno de ustedes será capaz de decirme el nombre de ningún país desarrollado que no disponga de un ejército en condiciones. Porque digo que, en caso de que sus primos se perdieran escalando, querrían que los rescatasen, ¿no?; o si alguno de sus hijos desaparece, les parecería estupendo que la Guardia Civil desplegara todas sus fuerzas en la zona para encontrarle, ¿verdad? Pero claro, eso a ustedes no pasa (y mucho menos lo agradecen). Y además mientras tanto, que se queden en sus casas, que total, cuando llegue el momento de actuar, pues ya les llegará por ciencia infusa el cómo hacerlo.
    El segundo punto ya es poner el dedo en la llaga. Por si acaso, voy a hablar de mi ciudad (una capital de pronvincia), y me consta que en muchas otras funciona igual. Veamos, mi marido es funcionario, y como tal, debe estar en su puesto de trabajo de 8 (perdón, ahora de 7.30) a 3, sin moverse de allí. NO CONOZCO NINGÚN MÉDICO DE LA SS QUE SIGA ESE HORARIO. Si, estoy segura de que todos ustedes son unos maravillooooooosos profesionales que no faltan ni una hora de sus puestos, pero como he dicho, voy a hablar de mi ciudad. Porque digo yo, por ejemplo, que si un oncólogo, está actualmente en servicio de, pongamos, 9.30 a 2 de la tarde (si, a las 2 de la tarde el hospital se vuelve fantasma), si aprovechara esas 3 horas que falta de su puesto, sería capaz de ver a más pacientes. A mis cortas luces, vamos. Y si fuera de ver a más pacientes cada día, habría menos atraso en las consultas. Y hablo de oncólogos como de hematólogos, dermatólogos, otorrinos o lo que les de la gana. Ya les digo que aquí NADIE cumple con ese horario. Y si hablamos de enfermeras... pues ya no sé qué es peor. O de las extracciones, que como solo se pueden hacer hasta las 10 o así... pues hala, el resto de la mañana, con que se quede una de guardia, el resto se puede ir a pasear, si total, no se va a notar...
    En serio, no le echen la culpa a otras cosas; por supuesto que los recortes afectan, pero si fueran ustedes capaces de cumplir con su trabajo EN LA TOTALIDAD DE SU HORARIO, de otra forma nos iría.
    Saludos de una usuaria del sistema público de sanidad español. Un poco cabreada, por si no se habían dado cuenta.

    ResponderEliminar
  22. Perdón, me han recomendado desde la página que los comentarios sean enviados a esta dirección:
    portalsalud.csalud@juntadeandalucia.es

    ResponderEliminar