27 de ago. de 2011

Crónicas de una reforma

Foto de nuestro salón en pleno apogeo "reformil"

Una reforma, cualquier reforma que se precie, tiene ocho fases:
- La primera es la fase de inopia, cuando el germen de una idea se planta en tu cabeza. ¿Y si hiciéramos...? Sin saber la que te va a caer encima, te lanzas a medir y a diseñar cómo arañar metros de aquí y allá. Y te gastas un dineral en revistas de decoración para "coger ideas".
-La segunda es la fase de proyecto. Es esa fase en la que empiezan a desfilar por tu casa una legión de contratistas perfumados en "Eau de Sobac" que menean la cabeza cuando dices lo que quieres, como si fueras gilipollas, chascan la lengua y te cuentan los miles de ceros que costarían tus sueños.
- La tercera es la fase de recortes. Bajas de la nube de las revistas a la realidad de lo que puedes pagar. 
- La cuarta fase es la fase de suicidio. Das permiso, en algo así como un consentimiento informado, a un batallón de tíos que, desde las ocho de la mañana a las cinco de la tarde, llenarán tu casa de polvo y de música de Radio Olé a todo volumen. 
- La quinta fase es optativa, pero recomendable para tu salud mental. Es la fase de mudanza. Metes tu vida ( o lo que queda de ella )  en cajas y sales por patas de tu casa, como las ratas del barco que se hunde. Y te refugias en donde puedes. En nuestro caso, en casa de mis pobres progenitores.
- Sexta fase: fase de ingurgitación yugular: da igual las veces que hayas dicho que querías esa ventana de esa manera o el banco con esas medidas. El albañil la hará como tenía pensado desde un principio. Y a ti te comerán los demonios cada vez que pases a ver cómo va la cosa.
- La séptima fase es la fase del agujero. En el bolsillo, se entiende." Esto..."- te dice el contratista-" que ha habido un problema con...". Y tus bolsillos se echan a temblar.
- Por último, la octava fase. La fase orgásmica. Es cuando te dan tu casa remozada y nuevecita y sientes un inmenso placer que te llega hasta los dedos de los pies. Pero, como toda fase orgásmica, es breve. Y termina cuando te das cuenta de todo lo que te queda por colocar. 

Mis queridos Jomeinistas, después de seis meses de reforma...¡he vuelto!


votar
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...