15 de ene. de 2010

Preparada para la guerra

El más aguerrido de los guerreros (que sé yo: Rambo o Terminator o el tipo ese de la cara de gato y las rastas de Avatar) saldría con el rabo entre las piernas ante la perspectiva de una reunión de residentes de Anestesia para organizar sus guardias y sus rotaciones. Y es que cualquier persona habitualmente afable pasa de Bruce Banner a Hulk en cuanto otra le toca sus turnos de trabajo. Nos preparan para ello en la facultad. Cuando eres un pipiolo de primer curso, un día llega un profesor y te dice: "Hala, ahí tenéis el mes de Febrero. Repartid vosotros los exámenes". Y se va tan pancho, sin darse cuenta de que acaba de dejar caer la tercera bomba atómica. Porque, una, que, en primero de carrera, es todo idealismo y bondad, piensa que va a poder decir su opinión sobre los exámenes en la reunión convocada a tal efecto. Hasta que llega el día en cuestión y la nube de idealismo se te rompe, dejándote caer en algo parecido al Zoco de Marruecos, con todo el mundo gritando e intentando llevarse el gato al agua. Los inventores de la Lizipaína son millonarios gracias a las reuniones de los estudiantes de Medicina. Seis años así, más muchos años posteriores peleándose por las guardias te preparan para la guerra mejor que el entrenamiento de los marines. Pero la guerra no es buena para nadie. Siempre alguien sale herido. Así que, lo mejor, es solucionar las cosas hablando. O, en otras palabras, que hablando se entiende la gente.
Pero esa calma viene con los años. Cuando una se da cuenta de que Rambo no sentía las piernas, a Terminator se le ponían los ojos rojos y el bicho de Avatar se quedó cianótico de por vida.

15 comentarios:

  1. Como me gusta decir en estas situaciones, "es lo malo de las sesiones participativas: que todo el mundo se cree con derecho a que escuchemos sus gilipolleces". Resulta gracioso ver cómo en todas estas circunstancias, las primeras dos o tres aportaciones son útiles para resolver el problema: a partir de ahí, se arma un guirigay y uno puede ponerse a hacer sudokus. Y cuando se consigue volver a hacer silencio, el primero que interviene es para decir una chorrada...

    ResponderEliminar
  2. Eso es lo que odio de formar parte de una clase. Como ha dicho EC-JPR, a la tercera aportación, uno deja de ver universitarios y ve niños de 12 años gritando como verduleros.

    Me acabo de deprimir pensando que eso continúa más allá del "maravilloso" mundo de la facultad T_T

    PD: LOL, cianótico XD

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que cuando os leo, me alegro de ser tres y llevarnos bien .... ¡menos mal!

    ResponderEliminar
  4. Buff, lo veo muy lejos e incluso así me da pereza...

    ResponderEliminar
  5. Te iba a poner lo mismo que EC-JPR y BlackZack así que... pá qué!! Si quieres sigue mi estela, que es escuchar los primeros comentarios y largarme.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  6. Yo tenía la misma sensación en las reuniones del Comité de Seguridad y Salud de mi anterior empresa...

    Se aparcaba el sentido común en la puerta y ¡a tomar por culo bicicleta!...

    ResponderEliminar
  7. @Anna: Yo hago lo mismo XDDDDD A veces lo que hago es decir: "Esto es lo que quiero y dudo que cambie de opinión, ¿alguien lo puede apuntar?". Y hala, me largo XD

    ResponderEliminar
  8. xDDDD Yo también hago eso BlackZack!!

    ResponderEliminar
  9. Has tomado un tema sensible para mí estos días...Desde hace un par de meses "me toca" entre otras cosas poner turnos a 40 médicos. Ya he tenido tiempo de oírlas de todos los colores y eso que en mi caso quien parte y reparte se ha quedado "la peor parte". Teniendo en cuenta que ha coincidido la epidemia de gripe, los festivos de diciembre y las vacaciones de algunas personas, os podéis imaginar la tortura...Poner turnos es de lo más desagradecido que se puede hacer en la vida...
    En mi anterior trabajo también decidíamos entre todos las guardias y era realmente una jauría, aunque se cumplen varios estereotipos: el pringado que siempre lo acaba cubriendo todo, el listillo que siempre se acaba librando de todo (engatusando a todo el mundo), el que se queje le toque lo que le toque, etc....
    Gran tema el de hoy, que hartita me tiene estos días!! Menos mal que lo relatas con tu humor habitual!!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Buen día Dra! sigo su blog hace un tiempo y me encantan sus comentarios!

    Bueno, yo estudio Medicina Veterinaria y muchas veces me sentí identificada con sus comentarios a la carrera, sobre todo al hablar sobre la matemática y tener que ser rápida con los calculos...

    Curiosamente, ultimamente estoy considerando el no dedicarme a la cirugía. El hecho de pensar en tener que juntar el dinero para la máquina de anestecia y luego operar el día de mañana sola, quizás con un auxiliar dandome una mano, si es que puedo pagarle ja,ja.

    Los Médicos de humanos tienen ese beneficio económico de no tener que armar su propio quirófano para ejercer. Nosotros Médicos de animales, por lo menos no cumplimos con guardias extenuantes. Sólo tener el celular prendido las 24 hs, que no es mucho sacrificio verdad?

    Un saludo y la sigo leyendo.: Ceci.-

    ResponderEliminar
  11. Qué gran verdad xD por eso me escapo de la mayoría de las reuniones de clase. Da igual lo que haya que decidir, al final siempre se monta un follón y total, para nada.

    Besitos!

    ResponderEliminar
  12. Yo ya es que paso de ir. Se va a decidir lo que quiera el grupo mayoritario, sea bueno o malo para mí, diga yo lo que diga XD

    En el caso de las guardias, como aún no trabajo y sigo estudiando, pues no sé. Pero si la gente se cabrea quizá se debería echar a suertes

    ResponderEliminar
  13. Uy uy uy, pero qué gran verdad.

    Ni me mientes lo que se forma cuando toca decidir "entre personas civilizadas en la facultad" la fecha de un examen.

    Personalmente ya he vivido de todo. Incluso que hayan votado un examen para todos con sólo una pequeña parte, sin avisar al resto (interesadamente), y después de votado (que era para cambiar la fecha de un examen que ya se había fijado semanas atrás), "asaltar" un aula para "pedir explicaciones", exigir una nueva votación "con todos" y obviamente, quejarnos al catedrático (teníais que ver la escena, más de 40 personas subiendo al despacho a reclamar, y el catedrático teniendo que "poner orden").

    La verdad es que es la historia de siempre. Ahora, que no me puedo imaginar cómo será "poner guardias" si decís que es casi como "decidir fecha de exámenes".

    ResponderEliminar
  14. Que democracia se respira en el mundo de la medicina, en empresariales te daban el calendario y punto pelota, las quejas al maestro armero. Si es que tanta democracia no puede ser buena.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...