5/12/2009

El paciente adicto a drogas


“Elige la vida, elige un empleo, elige una carrera, elige una familia, elige un televisor grande que te cagas, elige lavadoras, coches, equipos de compact discs y abrelatas eléctricos. Elige la sal, colesterol bajo y seguros dentales, elige pagar hipotecas a interés fijo, elige un piso piloto, elige a tus amigos. Elige ropa deportiva y maletas a juego, elige pagar a plazos un traje de marca en una amplia gama de putos tejidos, elige el bricolaje y pregúntate quien coño eres los domingos por la mañana, elige sentarte en el sofá a ver tele-concursos que embotan la mente y aplastan el espíritu, mientras llenas tu boca de puta comida basura, elige pudrirte de viejo, cagándote y meándote encima, en un asilo miserable, siendo una carga para los niñatos egoístas y hechos polvo que has engendrado para reemplazarte, elige tu futuro, elige la vida. Pero ¿por qué iba yo a querer hacer algo así?. Yo elegí no elegir la vida, yo elegí otra cosa. ¿Y las razones?, ¡no hay razones!. ¿Quién necesita razones cuando tienes heroína?” Con este monólogo se inicia la película Trainspotting , película de culto del cine inglés, ciento y pocos minutos de visión ácida y miserable sobre cómo ven la vida un grupo de drogodependientes. La película está basada en una novela de Irvine Welsh, un escritor escocés, con una visión bastante macabra del mundo, cuyos libros enganchan tanto como las drogas que pasean por sus páginas. Por las páginas de mi vida, han pasado muchos drogodependientes. Al principio, eran como los de Trainspotting: el típico heroinómano, delgado, sucio, egoísta, que sólo piensa en pillar y que tenías que tener vigilado porque se arrancaba la vía para ir a buscar su siguiente dosis. Pero, cada vez más, los adictos a drogas son como cualquier hijo de vecino. La cocaína reina ahora en el reino de las adicciones. E, independientemente, de que eso suponga un mayor problema para los anestesiólogos, porque el consumo de cocaína tiene una enorme cantidad de efectos a nivel del corazón y del sistema vascular (arritmias, infartos cardiacos y cerebrales, etc), te los comes con papas cuando aparecen porque, generalmente, la gente no te admite de primeras que es adicto a nada. Por eso, me sorprendió mucho mi paciente del otro día:
- ¿Fumadora?
- Sí
- ¿De cuánto?
- Pues… depende un poco del dinero que tenga. A veces, sólo de un poco de cannabis. Si tengo un poco más de pasta, fumo crack. Si tengo un día realmente espléndido, me esnifo un par de rayas.
- Ah, vale – digo , con un hilillo de voz - yo me refería a cuántos cigarrillos…
- Ah, sí, un paquete al día.
La cocaína, cuando se pone su corona, empieza a tocar en la puerta de otros sistemas del organismo, no sólo el cardiovascular, y produce a la larga desordenes mentales, que pueden llevar al suicidio o a provocar algún accidente. Nuestra paciente, en concreto, había decidido que era una idea guapísima cortarse una falange de la mano derecha con un cuchillo de carnicero. Así que ahí la tengo con su dedito cortado y el pedo pasado. Le miro la mano y pienso : “¿Y ahora cómo cuernos me firma el consentimiento?. Así que le pongo una gasita para acolchar el dedo y sobre eso un guante, mientras la chica me mira con cara de qué demonios está haciendo esta tía. Una vez hecho eso, le pido:
- ¿Podrías intentar firmarme el consentimiento de la anestesia?
La chica, ni corta ni perezosa, saca la mano izquierda de debajo de la sábana, coge el bolígrafo que le ofrezco y, con todo el donaire, firma con su mano izquierda, como había hecho toda la vida.
Los zurdos también existen.

18 comentarios:

  1. Entre lo de esta zurda y la mamá-papá, estoy empezando a llegar a la conclusión de que preguntas demasiado poco... :P

    Y lo de la coca puede ser muy sutil... o realmente obvio. Como que te venga un gitano de treinta y pocos con un infarto (la dieta, que es muy mala).

    ResponderEliminar
  2. Pues sí. Creo que me voy a sentar como mi santo a preuntar de todo (Sus co-R lo llamaban "la portera")
    El último paciente cocainómano que atendí era un tipo trajeado de unos treinta años. Sin pinta de gitano en absoluto. ;-D

    ResponderEliminar
  3. Nunca me he parado a pensarlo, pero la de pacientes con los dedos/manos cortados a los que he pedido firmar un consentimiento que me han dicho: pero soy diestro! o pero soy zurdo! y yo, con toda mi cara de " eso no es problema" les respondo: pues vamos a empezar a practicar con la otra!

    ResponderEliminar
  4. este tema me toca muy de cerca, demasiado. mas de lo que nunca quieres. y es que alguien muy querido para mi esta completamente enganchado. cocaina, heroina y todas las drogas existentes. no se coloca mas porque no existen mas .
    tiene 16 años y una vida quemada. lo peor? que jamas lo reconoceria. baaaaah, una rayita... un porrito no mata a nadie. . .
    yo vi transpoitting y no podia parar de pensar en esa clase de decisiones, como decides convertirte en yonki? como decides pasarte la puta vida alucinado? tan poco te gusta que necesitas evadirte? quien quiere ser asi? acaso no saben que el final de trayecto es la muerte?

    no se, me ha gustado tu post, pero me ha traido un poso de recuerdos y vivencias muy amargos.

    besitos, jomeini, muchos besitos.

    ResponderEliminar
  5. y puede ser que la analgesia que se prescribe en un postoperatorio normal y corriente haga 0 efecto porque el paciente aunque no lo admite abiertamente es consumidor de "algo" más que tabaco??

    ResponderEliminar
  6. No me extraña tanto que haya reconocido tan fácilmente su adicción. Aunque no le llamen adicción. Últimamente no se esconden tanto ni parece estar tan mal visto eso de drogarse. A pesar de los evidentes efectos dañinos para el cuerpo del que lo consume a corto o largo plazo, a la gente le da igual. Y en algunos entornos es hasta molón.

    ResponderEliminar
  7. Elemental Jomeini-Watsson si se corta un dedo de la mano derecha es que además de cocainómana, gili****s, es zurda, no?
    Lo siento, pero la gente que se autodestruye no la soporto...como si no hubiera gente en este mundo luchando por vivir que estos im****les se matan solos...Ha esta gente no les debería cubrir la seguridad social, porque si encima les pasa algo, a quien llevarían a juicio??
    Pedona el tono del post Jomeini, si lo quieres moderar adelante.

    Saludos!
    Camino

    ResponderEliminar
  8. Las adicciones son autodestructivas, para llegar ahí te tienen que haber tratado mal, muy mal, demasiado mal y desde muy pequeño .... bueno es lo que hay.
    Ojalá y encontrasen el camino de salida.

    ResponderEliminar
  9. A mí, lo que mas me llama la atención del drogodependiente es que cada vez se avergüenza menos de su condición y se toman su vicio como algo normal a lo que tienen derecho a consumir.

    ResponderEliminar
  10. Juana, pues no estoy muy de acuerdo.

    Yo creo más que es un error educativo.

    No sólo los de barrios bajos y con malas condiciones se drogan, también gente que tiene mucho dinero y que no sabe lo que hacer con él, lo que pasa es que a lo mejor tiene suficiente para drogarse y seguir manteniendo su casa.

    La drogadicción es una cosa muy triste, pero no olvidemos que eso se lo han buscado ellos solitos.

    De verdad que uno no sabe ya qué hacer con esa gente, que sólo sabe causar problemas a su familia y a la sociedad, que ve impotente que no se puede hacer nada por ellos, que todo lo que les ayuda, lo utilizan para consumir más.

    ResponderEliminar
  11. Eso te pasa porque no te has leido las Leyes de Murphy.
    Yo todavía recuerdo aquella que dice que en el caso de un paciente inconsciente al que vayas a comprobar el reflejo corneal, si tiene un ojo de cristal (dato que tu desconocerás), siempre lo harás en dicho ojo para tu sorpresa.
    Verídico (me pasó a mi).

    ResponderEliminar
  12. MJ: La verdad es que no seme había ocurrido XD.
    Mariona: Te entiendo. Un amigo mío murió hace años de sida después de haber sido heroinómano. Es tan difícil ver cómo destrozan su vida y no poder hacer nada...
    Carmncitta: Lo heavy es que puede que la medicación del intraoperatorio se les quede corta. Y sí, necesitan siempre más analgesia postoperatoria de lo habitual.
    Morri: Es que eso es lo fuerte, que a alguien le mole eso, que a alguien le mole destrozarse la vida.
    Camino: Pues sí, se me debería haber ocurrido ;-D. La verdad es que la chica se quedó un poco mosca cuando firmó, porque me dio un ataque de risa. Terminamos riendo juntas cuando se lo expliqué.
    Juana: Sí, tienes toda la razón.
    Emilienko: ¿No conoces fumadores? ¿Y alcoholicos?¿De qué te extrañas?
    Chocapic: Pero es que Juana no está diciendo que sean de los bajos fondos, sino que han sido tratados mal. Y para ser maltratados no hace falta ser de los barrios más pobres. El maltrato físico y psíquico y, sobre todo, el maltrato emocional, está a la orden del día en las familias más adineradas. Y sí, tienes tú también razón. Es una cosa de educación. La educación empieza con la enseñanza de valores y con el ejemplo.
    Sáname: Jajajaja. No me ha pasado lo del ojo de cristal, pero sí otras cosas por el estilo. Soy extremadamente despistada ;-D

    ResponderEliminar
  13. Por cierto, Isaac, si te pasas por aquí, mi palabra ahora fue PREFUR, que supongo que es el antepasado de Carrefur ;-D.

    ResponderEliminar
  14. Ains... yo tuve el año pasado uno que decidió que sería divertido pegarse sendos tajos en las mejillas... ahí, hincando bien el cuchillo... y luego vino a urgencias a que se lo cosiéramos, partiéndose de risa... diciendo que en unas semanas iría al plástico de la privada para arreglarse las cicatrices que le "íbamos a dejar" (inciso abajo). Los estragos de la coca...

    Por cierto... yo soy zurda... y, mal que bien, me las apaño con la derecha para escribir... aunque parezca la letra de un crío de parvulitos.

    (Inciso: me saca de quicio lo de "¿y me vas a dejar cicatriz?". Pero, vamos a ver, so canelo... "TÚ te has HECHO una herida... TÚ vas a TENER una cicatriz", yo bastante tengo con hacértela más pequeña...)

    ResponderEliminar
  15. Me ha matado el final xD
    Raro encontrar gente tan sincera...
    Un bso

    ResponderEliminar
  16. Una de CSI, la mayoría de las automutilaciones o daños provocados a sí mismo en las manos son en la mano NO dominante. Es más cómodo coger el martillo, el cuchillo, el cuter, el hacha con la mano de toda la vida.

    ResponderEliminar
  17. Acabo de ver el comentario que me antecedía de Camino (no lo había leído) así que eso... elemental.

    ResponderEliminar
  18. Querida dra.... me dejas de un aire... resulta que incluso tú, la propietaria del lugar, ha de verificar la palabra mágica para dejar un comentario... ¡¡¡¡CONFIESA!!!!!, lo de las palabras mágicas te mola... ¿a que sí?

    P.D.: sí, PREFUR es, claramente, un antepasado de Carrefur... concretamente, PREFUR era una tienda de ultramarinos sita en un pueblecito francés de cuyo nombre no quiero acordarme... :P

    P.D.: palabreja mágica de la mañana: "sesseso", que desde un punto de vista médico es un caso extremadamente grave de seseo...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...