12 de nov. de 2009

Fumando espero

Me gané el apodo de Jomeini por el fundamentalismo que caracterizaba mis consejos dietéticos en los tiempos en que ejercía de cabeceróloga. Pero ese fundamentalismo se queda pequeño si lo comparamos con el que me tiñe de negro las canas cuando hablamos de tabaco. Esta semana he estado rumiando el tema, tras verlo aquí y aquí (mucho mejor explicado, por otro lado, de lo que podría haberlo hecho yo), así que, al final, viendo que "meterme en camisa de once varas" atrae visitas a esta casa, me he decidido a postear mi opinión sobre el tema. Opinión que es, después de todo, una jomeinada.
Cuando mi santo y yo nos conocimos, él era fumador activo. (Digo lo de activo porque creo que el que es fumador, lo es toda la vida. Aunque no fume). El pobre iluso, pensando que no íbamos a durar juntos lo que dura un telediario, me prometió que cuando lleváramos un año lo dejaba. Así que, cuando llegamos al año, en vísperas de casarnos, le dije:" Cariño, vete disfrutando de tus cigarrillos de hoy porque van a ser los últimos que te fumes en tu vida". Eso es nada. A fundamentalista no me gana nadie. Recayó cuando llevaba 6 años sin fumar y volvió a dejarlo el agosto pasado. Yo creo que por no oírme.
Mi siguiente víctima es la Dra Lionbar, mi tutora, que ha intentado dejarlo varias veces y siempre ha vuelto. El otro día, me tocó a mí dar la clase de la broncopatía crónica, así que, mirándola directamente, empecé: "Esta clase puede herir la sensibilidad del fumador..." Ella se descojona de oírme. No sabe que de tal palo, tal astilla. Que soy una brasa tipo II encubierta. Y que puede poner la banda sonora de Tiburón cada vez que me vea en las proximidades.
Y, la verdad, es que no lo entiendo. Supongo que porque nunca he sido fumadora y no puedo comprender qué placer encuentra alguien en impregnarse los pulmones de nicotina y alquitrán. Y de paso comprar boletos en la lotería del cáncer ( de boca, de lengua, de laringe, de esófago, de estómago, de vejiga...No sólo de pulmón) o en la bonoloto del EPOC, la hipertensión arterial, los infartos de miocardio y cerebrales, los aneurismas de aorta y un largo, larguísimo etcétera de enfermedades relacionadas con el puto tabaco.

Por no hablar del broncoespasmo de los fumadores que se anestesian todos los días.

32 comentarios:

  1. Yo soy Fumador No Practicante, como bien dices.
    Al igual que tú pienso que un fumador es como un católico, una vez bautizado lo eres toda la vida vayas a misa o no. Pues el tabaco lo mismo, una vez se te ha activado el demonio en el cerebro, en forma de receptor nicotínico, pues "pacutio".
    Hace ya 7 años que dejé de fumar, yo y Mi Santa, antes lo hice en otras dos ocasiones: la primera cuando me operaron de las cuerdas vocales -todavía en la carrera y con la bronca de mi profesor de ORL que me operó- y la segunda cuando trabajaba en el Hospital...
    Por qué se fuma... porque engancha, y mucho. Por qué se empieza a fumar: porque es molón, porque te hace más interesante, porque estéticamente nos lo han metido en las pelis de hombre duro... por demasiadas cosas.
    Una cosa me imagino ya sabrá Tu Hombre... si un día se fuma un cigarrico en una boda, bautizo o comunión tardará un día, una semana, un mes o un año... pero que la jode otra vez... SEGURO-SEGURO.
    Saludicos desde Mañolandia.

    ResponderEliminar
  2. Completamente de acuerdo contigo. Yo me considero Talibán Antitabaco, aunque nadie me haga ni puto caso. Conseguí que mi padre dejara de fumar, pero de poco sirvió porque murió de cáncer de esófago hace dos meses, cinco años después de haberlo dejado, pero con mi madre no hago carrera. Dice que el cáncer es una lotería que le toca a cualquiera, fume o no, pero no tiene en cuenta que ella tiene todos los boletos.

    ResponderEliminar
  3. Pues en mi grupo de amigos "tuvimos suerte". Desde chicos sabíamos lo peligroso y estúpido que era el tabaco, así que más o menos la mitad del grupo era talibán antitabaco, y a la otra mitad "le daba igual", pero no fumaba.

    Alguna vez se compraron tabaco "por hacerse los interesantes", y la mitad talibán del grupo se lo secuestrábamos y rompíamos.

    Se nos enfadaban, claro, pero como éramos amigos y sabían que era por su bien, la cosa no pasaba a mayores nunca.

    Al final, de mi grupo de amigos, no fuma nadie. ;)

    ResponderEliminar
  4. Dice Escohortado (un experto en drogas) que lo más difícil de dejar es el tabaco, ni siquiera la heroina es tan adictiva.
    Un amigo mio "ex-fumador" dice lo mismo que Miguel Ángel, por algo será.
    Mejor no empezar. Mi hija (15 años) dice que entre sus amigos el tabaco tiene muy mala prensa, me alegro.

    ResponderEliminar
  5. Hoy te escuche en la cadena ser en la semifinal de relatos cortos....
    saludos desde la peninsula

    ResponderEliminar
  6. Yo dejé de fumar hace 8 años y me costó un huevo, porque lo dejé a pelo, sin mariconadas ni parches..a cambiar de hábitos, a base de zumitos, agüita y piscinita arriba, piscinita abajo.
    Y me piqué conmigo pispa porque un amigo mio lo había dejado y pensé "si este piltrafilla puede, yo tambien", y luego un pelele en el trabajo me dió la puntilla "Camino, aqui me tienes para darte tabaco cuando no puedas más y vengas arrastrándote"
    Já, arrastrarme yo! y como lo que a mi me provocaba el encenderme el cigarrito era el whiskito, ea me quité de la malta, un 2x1 y de paso me aficioné a nadar y a correr...creo que a partir de ahora voy a firmar como Hussein, jeje

    ResponderEliminar
  7. Hola, yo soy nueva por aqui, te leo desde hace muy poquito, pero me encanta tu blog.
    He sido super fumadora, no tenia intencion de dejarlo, ni ganas, en el embarazo, fume lo minimo pero fume y cuando di a luz, estuve tres dias ingresada y al llegar a casa es que estaba que me fumaba, pues bien fui a la cocina encendi uno de mis cigarros super- ultra-light y solo del olor me dio tanto asco, que no lo he vuelto a probar, ni quiero y llevo ya ocho meses y medio. Creo que es la mejor cosa que he hecho en mucho tiempo, es que fue oler el humo y pensar que no queria que mi hijo me olieses asi, queria que mi hijo me oliese a mi, y sin parches ni chicles ni nada de nada, simplemente el asquito y el amor a mi enano.
    Asi, que si nos leen fumadores, que se animen a dejarlo, no cuesta tanto, yo creo que es mas lo de tener algo en la mano, que realmente lo que sacas fumando.

    P.D estoy otra vez embarazada y este embarazo es libre de humos ;)

    ResponderEliminar
  8. Yo dejé de fumar hace 3 años y medio, empecé a los 14 y he estado fumando hasta los 37, así que soy fumadora gran reserva. Dejé de fumar sin ayuda de ningún tipo, sólo mi convencimiento de querer dejarlo y el pique de decir si mis hermanas lo han dejado por qué yo no voy a poder. Y creo que no volveré a engancharme y mira que en dos ocasiones he intentado fumarme un cigarro pero no he podido, les di una calada y me entró un dolor de garganta que no pude dar otra, así que creo que no volveré a caer.

    Por otra parte, ahora me parece apestoso el olor que deja el tabaco y me digo a mí misma: "¡Así de mal olía yo, qué asco!" No sé cómo podía soportar ese olor, no me gusta nada. Ahora cuando voy a un bar tengo que echar a lavar toda la ropa, incluída la ropa interior, se impregna de olor a tabaco y me resulta insoportable. Antes me parecían intolerantes los que veían un inconveniente para ligar conmigo en el hecho de fumar, ahora los entiendo, los besos con sabor a tabaco son mucho peor. Yo les digo eso a mis alumnos y alumnas adolescentes, porque a esas edades creo que eso les importa más que un cáncer que ven como algo muy lejano.

    Es curioso, pero en mi casa, es mi hermana la médico la que anda siempre enganchándose y desenganchándose, precisamente la que más ejemplo debería dar es la que no acaba de dejar la adicción. Ah! y los talibanes son sus hijos, mis sobrinos, que en su momento nos pichaban los cigarros, nos escondían los mecheros y nos hacían mil perrerías para que dejáramos de fumar. Ahora están muy contentos porque de ser casi todos/As fumadores, hemos pasado a ser casi todos/as ex-fumadores.

    Sigue con tu cruzada, es una buena causa. Un abrazo, Montse

    ResponderEliminar
  9. completamente de acuerdo...

    la palabreja de hoy es: "compeer"

    ResponderEliminar
  10. Yo tuve la inmensa suerte de que, a mis tiernos 11 años, al probar el tabaco me diera tal ataque de tos-mierda-que-me-asfixio que le tengo manía desde entonces, y creo que estoy a tu altura en "cabezonería" con respecto al tabaco, incluso he pillado a amigos esperando a que me fuese del lugar para encender un cigarro XD

    ResponderEliminar
  11. Miguel Angel: Lo sabe, porque es así como recayó la primera vez. "Por una calada no pasa nada".
    Ruth: Pues sí,tú sigue dando la brasa.
    Chocapic: Curiosamente, en mi grupo de amigos de la carrera hay dos fumadoras que empezaron a fumar a los 26 años. Cuando todo el mundo piensa en dejarlo...
    Juana: No sabes la suerte que tienes. A mí me aterra pensar que Susanita o el Terro se enganchen...
    Carmen: No sabes la ilusión que me hace ver gente de los "relatos en cadena" por estos andurriales. Nunca pensé quedar entre las finalistas. Bienvenida a esta blog-casa.
    Camino-Hussein: Bien hecho. No hay nada como picarse con alguien para conseguir las cosas ;-D.
    Martuka: Enhorabuena( por dejar de fumar y por tu embarazo). Siempre lo pienso cuando una embarazada me dice que fuma. ¿No piensan en sus hijos? A lo mejor soy un poco radical en el tema, pero es que me toca la fibra sensible.
    Montse: Suele pasar. Los médicos damos mal ejemplo en muchas cosas: somos humanos. Pero todavía no conozco ningún neumólogo fumador XD.
    Isaac: Jajajaja. La verdad es que tu comentario me ha arrancado una carcajada. No soy yo quien pone las palabrejas. Es el google, él solito. Activé el rollo de la palabra para evitar tener que borrar publicidad no solicitada en los comentarios, pero si molesta mucho lo quito.
    Ulukai: A ver,álma de cántaro, pero ¿quién te dio un cigarrillo con 11 años? Hay que joderse...

    ResponderEliminar
  12. Para poner algo de contraste en este post tan unánime:
    ¡IO IA NO FUMO!; Ahora bien, me preocupa mucho también:
    el botellón, el sexo mal entendido, la violencia de género, el consumo de coca, las pastis, la desidia, la falta de respeto a las mujeres, la violencia global, , el hambre en el mundo,la fabricación de armamento, UNO DOS TRES . La venta de armamento ...,Tic Tac; que se utilice el armamento que se vende, la intolerancia, el herpes genital, el VIH, el gonococo; la hepatitis B, la psicopatía, la esquizofrenia....; los accidente de coche, los de moto, los de bicicleta, los profesores intolerantes, los alumnos que hacen Bullying, los jefes que hacen mobbing etc....Intento apartar a mi hija de todas las cosas que me parecen malas, como creo que intentamos hacer todos los padres,,,,pero os aseguro que procuro no obsesionarme porque al final será lo que tenga que ser, y hay tantas cosas tan malas ,,,y peores....Juana:Me alegro por la cuadri de tu hija, pero te comunico que los muchachos de 15 años fuman KTK gas.....

    Como suelo decir en estos casos: Abro el paraguas!
    Pero chincharos que hasta mañana no leo las réplicas

    Beso a todos/as

    ResponderEliminar
  13. Yo no fumo, y como a Ulukai, en el propio cole, con 10 años tuvimos que quemar los bordes de un pergamino con un cigarro, soplando y claro, alguno había que soplaba pero que bien. Ya en su momento me pareció chocante, ahora que soy madre, me entero de eso y le corto el cuello a la profesora porque es una idea de bombero. Era una poesía para mamá, así que mamá ni se enteró. A mí no me gustó nada el tema, y nunca me ha atraído.
    Opino como Oscar, hay tantos temas... Pero no nos engañemos, el tabaco es una INDUSTRIA (muchos intereses y dinerito) y por mucho que ahora se prohiba, creo que a ciertos niveles hay mucha hipocresía, campañas antitabaco, sí, pero luego hay un montón de sustancias en los cigarros no controladas que crean mucho enganche. Mercedes Milá hizo un programa muy interesante sobre el tema.
    Uff, que profunda estoy para ser viernes.

    ResponderEliminar
  14. Yo fumo, me gusta fumar, me relaja fumar y asumo mi gasto en loteria provocadora de canceres.

    Que intenten marearme para dejar de fumar me tocaría mucho la moral, y posiblemente dejaría precisamente al que me calienta la cabeza todos los días con el temita.

    He dejado 9 meses de fumar, y es posible que lo vuelva a hacer, ahora ya solo fumo una cajetilla cada tres días, y no me importaría reducirlo más.

    Pero no fumar en toda mi vida, por ahora no está dentro de mis planes.

    Acepto las opiniones de los no fumadores, que no esteis de acuerdo y que os moleste, yo particularmente no fumo delante de nadie que me diga que le incomoda.

    Pero el antitabaquismo reiterante y cansino no lo aguanto, cada uno tiene derecho a hacer lo que quiera, sea bueno o malo.

    Saludos,
    YoMisma

    P.D: Buen Post

    ResponderEliminar
  15. Después de leer los comentarios de Óscar y YoMisma, creo que hay que hacer hincapié en una cosa: es cierto que fumar no tiene nada bueno pero también es verdad que últimamente parece que por fumar eres un delincuente y tampoco es eso. Además, hay muchas otras cosas tan perjudiciales o más para la salud física, mental y moral y nadie dice nada, parece que no es tan políticamente correcto hablar de esas cosas.

    Un saludo tolerante, Montse

    ResponderEliminar
  16. Pues yo soy lo que se podría llamar un fumador social. Es decir fumo cuando estoy de fiesta, y en ocasiones además fumo bastante, pero por suerte no termino de engancharme.

    Ahora cuando llega el momento en que empiezan a apetecerme los tabaquillos después de comer o de un café, pues entonces me pego unos meses sin fumar y ya está. Creo, sinceramente, que es cuestión de fuerza de voluntad y por eso tampoco tengo miedo.

    Y la verdad es que me gusta, porque me alegra aún más la noche al mezclarlo con mis "ronitos" o "guiskitos" porque al fumar tan esporádicamente me "coloca" un poquitillo.

    Si por fumar esporádicamente estoy comprando unos boletos para un CANCER, pues que le voy a hacer, me la jugaré. Total, ya me jodería que nunca saque nada en las diversas loterías que juego, como para que me toque esto...

    ResponderEliminar
  17. Jr again. Que últimamente me olvido de firmar mis "rollos".

    ResponderEliminar
  18. holahola yo tambien te descubrí ayer en la Ser y ahora te estoy conociendo....me encanta ¡¡¡¡soy tan radical como tu, en la vida y en concreto en el tema tábaco...sueño con el día en el se pueda entrar en todos los bares y restaurantes y que el café o el menú no sepa a cenicero...por eso espero que haya suerte y salga la nueva Ley antitabaco.Y que se dejen de quejar los dueños por las obras realizadas por culpa de la anterior Ley,ya que, por lo menos en la comunidad de Madrid, no conozco casi ningún local que haya hecho la obra requerida,la mayoría deja fumar y las separaciones las han hecho las cadenas tipo VIP o Corte Inglés que no me dan pena

    ResponderEliminar
  19. Yo no entiendo cómo hay médicos que fuman, viendo cada día cómo hay enfermedades terribles sólo producidas por el tabaco.

    A mis amigos fumadores les invito a que un día se paseen por mi planta, llena de laringuectomizados.

    ResponderEliminar
  20. dejé de fumar de manera radical durante doce años. Volví ocasionalmente y el ser madre me estresó de tal modo que ahora caen aquí y allá un par de cigarrillos, pero ni todos los días ni más de dos o tres a ser posible. Ser madre es lo que tiene, que da mucho estrés! y el placer de un cigarrillo bien fumado, con tu copita de vino al lado, uff, no sé si hay muchas cosas que lo igualen en la vida... eso sí, esporádicamente, sino pierde puesto como placer y se convierte en necesidad... al dato, la primera vez que lo dejé radicalmente fumaba un paquete y pico al día, o sea más de 20 cigarrillos, y dejarlo fue perder a mi mejor amigo, el que estaba conmigo para pensar, para escribir, para reflexionar, para ligar, para sostener una conversación profunda, ya digo, mi amigo más cercano...

    ResponderEliminar
  21. Hola Marta, no me puedo resistir a hacer una observacion a tu comentario: La Sra Milá demuestra cada dia que se le importa poco que la gente fume, lo mismo que no le importa mucho la moral, la educación infantil, las relaciones humanas , el respeto a las mujeres y muchas cosas más. Lo del Tabaco le viene como Dios porque así tiene con qué exhibirse. No tengo nada contra ella porque reconozco que es una mujer con carácter y que ha peleado por lo que tiene; pero en el asunto del tabaco ¿no os da que pensar que en el proceso de selección siempre metan fumadores?. Luego les quitan los cigarrillos y hacen su teatrito "anti" Si quieren que no se fume, lo tienen fácil, que no metan fumadores en la casa y acaban de quitar el mimetismo de los jóvenes que todos sábemos que son muy maleables en la conducta y en los hábitos. No lo hacen, pero inmediatamente Cruzada que te crió. ¡Que buenos somos! ¡que mensajes más guays mandamos....!

    Respecto al comentario de Emilienko, es verdad que es difícl entender que viendo algunas cosas sigamos erre que erre, pero esa es la naturaleza humana, inaprensible..Un pase por tu planta seguro que cambia la panorámica, pero olvídate, que no van a ir , estamos en España y la enfermedad, las desgracias y la muerte las tenemos muy, pero que muy escondidas. Tampoco se entiende que la gente conduzca a la velocidad que lo hace, ni que los coches alcancen esa velocidad, ni que la Junta de Andaluciá se ponga digna con el tabaco pero por otro lado fomente los botellones y la juventud alegre y desinhibida. Son tantas cosas las que no se entienden. Noelia: Yo no fumo y si en un bar no se fuma estoy mucho más a gusto, pero nadie me obliga a entrar a un bar o a un restaurante si los platos me saben a ceniza. Conozco a algunos ciudadanos que sueñan con que mientras haya hambre en el mundo no vayamos a restaurantes. De todas formas tampoco te haria falta que sean todos, supongo que te conformarias con algunos y dejar que otros entren donde les plazca, ami me suena mejor....

    JOMEINI, eres una crack,,,hay que ver lo que eres capaz de generar...Sacas el trapo rojo y todos a por él, je,je,.....
    I open the umbrella...again

    Feliz dia para todas/os los comentaristas

    ResponderEliminar
  22. Yo fui durante toda mi infancia junto con mi madre y mis hermanos fumadores pasivos. Mi padre fumaba dos cajetillas diarias y, por supuesto, tuvo cáncer de esofago. Por eso tal vez nunca he fumado. Cuando yo era joven se fumaba hasta en las clases lo cual producía a más de uno dolores de cabeza. y no te digo a los asmáticos... Era progre el que una chica fumara, así que en mis años de estudiante yo era la única en el Colegio Mayor que no fumaba. Mis amigas de entonces me recuerdan con un gorro de ducha puesto cuando nos reuníamos en la habitación, llena de humo, para que no me oliera el pelo a cigarro, que después iba a salir con mi novio (que tampoco fumaba) y no era cuestión de ir apestando. Respeto a los fumadores pero bienvenida sea toda esta ley antitabaco y toda la movida contra algo que es perjudicial, no sólo para los que fuman sino también para los que los rodean.

    ResponderEliminar
  23. Yo también soy una antitabaco total, además, cada vez soporto menos el humo... no veas lo feliz que fui de vacaciones en NY sin tener que pensar si en tal restaurante me iban a echar el humo mientras comía. Cada vez que alguien me pide fuego por la calle le suelto un "NO", con la coletilla de "y tú tampoco deberías, eso mata". Me saca que quicio que en mi hospital no se respete la prohibición de fumar, que en mi vestuario tengan la ventana abierta de par en para para que salga el humo de las "chimeneas" y yo me tenga que congelar cada vez que me ducho saliente de guardia, que la gente se ponga con el pijama y la bata a fumar en la puerta ("hale, a dar ejemplo, di que sí") GGGRRRRÑÑÑÑÑÑÑÑÑÑÑÑ...

    ResponderEliminar
  24. Pues francamente, a mi lo de las leyes antitabaco no me parece ninguna "persecución".

    Yo creo que los fumadores nunca han respetado a los que no fumamos (aunque obviamente sea sin querer) fumando en sitios públicos muy muy muy variados.

    Personalmente, si una persona quiere comprar un boleto para cáncer, que se lo compre para él, pero que no reparta participaciones por ahí.

    Yo uso lentillas, y he notado claramente como ahora en todos los sitios se fuma bastante menos, porque antes me molestaban mucho cuando salía y tenía que salirme a "tomar el aire", y ahora ya no me hace falta, ni se ven las nubes de humo que yo veía hace unos años.

    Antes nunca se tuvo en cuenta al fumador pasivo, ahora se le está teniendo en cuenta.

    Antes se publicitaba mucho un producto muy nocivo que no da ningún beneficio a la persona que lo consume. Ahora se prohibe para que los menores no se enganchen.

    ¿Eso es persecución? Que sepa yo, todavía no se ha quemado a nadie en la hoguera por fumar.

    Y yo apoyo en que en todos los restaurantes, bares y sitios públicos no se pueda fumar. Un empresario sabe que en los sitios donde se fume, irán los 2 (por tradición, y porque no hay otra), así que siempre decidirá que sea "para fumadores", y eso es jugar con mucha ventaja.

    Además, francamente, dudo mucho que como dicen por ahí, los fumadores son los que pagan los hospitales, la enseñanza y demás, pues aunque tienen impuestos, tienen tantísima patología que probablemente causen más gastos a sanidad que beneficios.

    Un saludín.

    ResponderEliminar
  25. Totalmente de acuerdo, no podría añadir ni una coma más. Además, a mí me desquician las justificaciones chorra de la gente que fuma. En plan "de algo hay que morir" (sí, pero por lo menos que no sea culpa de uno mismo) o "corro bien y no me ahogo" (claro, con 20 años...) Además, aunque lo dejes los efectos adversos siguen ahí. Mi padre dejó de fumar hace por lo menos más de 10 años, y el año pasado tuvieron que operarle un tumor en la vejiga que venía de ahí.

    Así que totalmente de acuerdo. Con el tabaco hay ganancia 0, se pierde salud y encima cuesta un dineral.

    ResponderEliminar
  26. Yo soy ex-fumadora. Básicamente dejé de fumar porque tengo un gravísimo problema de asma. Y tan agusto hoygan :)

    ResponderEliminar
  27. Yo me acuerdo en el trabajo durante mi primer embarazo que había un tio que se sentaba a un par de mesas de mi, y fumaba como un carretero...total que un día me acerqué, le planté el barrigón en la cara y le dije que si por favor, podría fumar fuera de la sala...por supuesto que salió, pero al dia siguiente, joder, que se lo tuve que recordar de nuevo!!!

    Yo cuando dejé de fumar fumaba 2 cajetillas y pico al día!
    Y a anónimo le diré que pruebe a hacer deporte para desestresarse es lo mejor!
    Estoy con Emilenko, para mi un médico que fuma no tiene ninguna autoridad ninguna.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  28. Pues fue uno de mis primos (no recuerdo cual), pero supongo que debo estarle agradecido ;D

    @Emilienko: ahí le has dado, en el típico médico-fumador-hipócrita, como (dato verídico) un profesor de Cardio que nos dio una chapa impresionante con el tabaco y al par de semanas, haciendo cola en un estanco para recargar el bonobus, me lo encuentro comprando su cajita de Winston...

    ResponderEliminar
  29. Joder, aquí uno se despista dos días, y cuando vuelve hay 28 comentarios: ¡el niño se te está haciendo grandote, doctora!

    Aaaah cojona, o sea que de ahí viene lo de Jomeini... Me lo llevo preguntando desde que caí en el blog (pensaba que quizá serías medio mora, de tez marrón y nariz prominente, pero no), ¡y por fin lo he sabido!

    Respecto al tabaco, estoy contigo, Jomeini: yo tampoco comprendo el placer que encuentran algunos en dejarse los duros en tabaco (¡¡quinientas pelas la cajetilla!!), apestarse la ropa y mancharse los dientes. Del cáncer ni hablo, porque como es a largo plazo, es algo que no se ve. Pero no hay cosa que más me dé por culo que tener que pasar por la ducha-desinfección para quitarme el pestazo cada vez que vuelvo de salir.

    ResponderEliminar
  30. Cuando uno tiene unos cuantos abriles, y no es que me considere ni mucho menos viejo, puede ver con cierta perspectiva, que las cosas no son iguales ahora que hace algunos años y, además que el cambio es para bien. La mayoría de las personas que han entrado en esta entrada, valga la repitancia, que han fumado y han dejado el tabaco, están muy contentas de haberlo dejado y te encuentras gente que fuman y tienen que defender un argumento para demostrar que disfrutan del tabaco. Antes era todo al revés. El que fumaba era feliz, libre, divertido... Y el no fumador tenía que justificarse. Por eso pienso que, desde el placer, hay que seguir ayudando a aquellos que fuman y no están contentos de hacerlo, para que dejen de fumar. A los que no quieren dejar el tabaco, el tabaco acaba dejándolos a ellos...
    Dra, con esta entrada has demostrado que no hay que echarse un cigarrito para echarse un buen ratito con los amigos. Y gracias por compartir a tus amigos conmigo.

    ResponderEliminar
  31. ¿Ha dicho puto? Me sorprende, la dejo un momentín y enseguida se me desmelena.

    ResponderEliminar
  32. Yo pienso lo mismo que tú, nunca he fumado y no entiendo por qué el fumador no puede respetar las normas de no fumar en los hospitales o en cualquier otro sitio. En mi hospital es horrible, el cuarto del anestesista de guardia se convierte en el lugar donde van todos los tabaquicos. Precisamente los que más sufren una de las consecuencias de fumar... y no veas las broncas que echan a los pacientes...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...