25 de sept. de 2008

Morton y otras cositas


Uno de nuestros tutores de residentes se quedó ayer alucinado de que Miss Mariposa, El Macho y yo (anestesioblastos en potencia) no tuviéramos ni la más repajolera idea de quién era Morton. Y es que, los tres, al abrir el Morgan de Anestesiología Clínica, nos saltamos directamente el capítulo de Historia de la Anestesia (no porque no fuera interesante, sino porque ibamos a lo práctico...a algo que nos aclarara el "chino" de las primeras semanas). Así que hoy he decidido reparar tan grave falta y pasar un rato (entre lavadoras, comidas de mañana y tareas de enanos) leyendo sobre mis ancestros. Y así me he enterado de que la palabra "Anestesia" se la debemos a Dioscórides (siglo I dc), que la usó para describir los efectos de la mandrágora. Para anestesiar, a lo largo de los siglos, se ha echado mano de todo (opio, coca, alcohol e incluso, desangrar al paciente hasta la inconsciencia). No fue hasta 1846, cuando el "famoso" Willian T.G.Morton (dentista de Boston, para más señas) anestesió con éter a un paciente para extraerle una muela sin dolor. A partir de ahí, el éter y otros anestésicos inhalados fueron los reyes del mambo, hasta que, en 1851, Pravaz inventó en Francia la jeringuilla y, 3 años más tarde, Wood aportó la aguja metálica hueca. El primer anestésico local fue la cocaína (que sigue "anestesiando" a mucha gente hoy en día. Eso sí, fuera del quirófano). Los primeros intravenosos fueron los barbitúricos, que aún usamos hoy en día. En 1942, vio la luz el primer relajante muscular, derivado del curare, que permitía la intubación orotraqueal. El primer anestesista, como tal, no se ve en el panorama hasta 1904. La especialidad tuvo que esperar hasta 1947 (!!!!) para ser reconocida.


21 de sept. de 2008

Anestesia epidural



Cuenta la Biblia que, cuando Dios se dió cuenta de que Adán y Eva se la habían jugado con el tema de las manzanas, decidió castigarles privándoles de los placeres del Paraíso. A Adán lo condenó a ganarse el pan con el sudor de su frente (pero visto que el sudor de la frente de Adán no daba para pagar la hipoteca, Eva también tuvo que sudar lo suyo). A Eva le tenía reservado un castigo adicional: "Parirás con dolor"(Y mientras no paras, te desangrarás en cómodas mensualidades). Hay que joderse. Está claro que Dios era hombre...Cierto es que si fuera Adán el que hubiera tenido que parir, sólo existiría Caín y la raza humana se habría extinguido a estas alturas. Pero, a lo que voy: no entiendo cómo en tiempos de la anestesia epidural, hay quien aún aboga por el "parir con dolor".

El parto duele. Duele un huevo y parte del otro. Miss Mariposa, El Macho y yo estamos empezando a poner nuestras primeras epidurales (Tutorizados, claro está) y el cambio en la cara de la embarazada es abismal. Cuando haces tu aparición, es como si se le abrieran los cielos. Y cuando te vas, de una Dolorosa de los Siete Puñales ha pasado a flotar en los mundos de Yupi.

Después de todo, lo que viene después del parto (noches sin dormir, lavadora sonando todo el día y la sensación de ser una especie de Afrodita A (Día y noche tetas fuera))es ya bastante duro. ¿Por qué no ahorrarse ese mal trago?

18 de sept. de 2008

Saliente de guardia

Hace ya algunos años, un afamado traumatólogo madrileño escribió un artículo titulado "El síndrome del residente saliente de guardia (SRSG)", con el que, en su día, me reí a mandíbula batiente y con el que, aún hoy, me sigo riendo.
Hoy soy un claro caso de SRSG. Ayer tuve una guardia mala, mala, malísima. Almorcé a las 9 de la noche y dormí una hora (¡Y gracias que dormí!). Seis cesáreas (una de ellas a todo correr), dos politraumas, un prematuro con una obstrucción intestinal, dos fracturas abiertas, una fractura-luxación de C1-C2 y miles de epidurales...Al único que no le salió de los huevos pasar por quirófano fue al urólogo (Y nunca mejor dicho).
En fin, que hoy me caracteriza la bradipsiquia, la halitosis franca, el enrojecimiento conjuntival y los edemas en MMII (a pesar de las medias de descanso).
Me voy a la camita ¡Dulces sueños!

16 de sept. de 2008

Os pongo en antecedentes

Por pasos: soy madre de 2 hijos, residente de Anestesia y esposa, por ese orden. A mi santo, el pobre, lo he puesto en último lugar porque los dos primeros apenas le dejan hueco, últimamente.
Hace un año, exactamente, me lié la manta a la cabeza y mandé a la porra una residencia de MFyC y 7 años de adjunta de Urgencias para sentarme, de nuevo, a estudiar el MIR. Ahora, soy R pequeña de residentes y adjuntos que fueron, en su día, R1 míos...¡Y soy feliz!. Sigo teniendo contacto con los pacientes (Los que dicen que Anestesia es una especialidad fría están equivocados), pero ya nadie me llama a las 4.oo de la madrugada porque se ha cortado con una hoja de papel (Historia real como la vida misma).
Tengo dos co-R, a los que, de ahora en adelante, llamaré Miss Mariposa y El Macho. Miss Mariposa es guapa, deportista y alegre. No sé si sobrevivirá en este mundo de tubos, máquinas y estrés de los quirófanos (Ella, que es de volar al aire libre). Puede que termine siendo una polilla-R4, pero , por ahora, va dejando un rastro dorado por donde pasa. El Macho es un tipo extraño; callado, al estilo de los gánsteres colombianos. Te habla mirándose el cuello (Si es que te habla...generalmente, prefiere el e-mail).¿Sobrevivirá? Los adjuntos le dan 6 meses. Yo, por el momento, le doy un voto de confianza.
¿Y yo?Tengo años y kilos de más. Pero, poco a poco, nos iremos conociendo. Por ahora, respirad profundo, llenad de aire los pulmones y bienvenidos a los sueños y peripecias de una anestesioblasto. ¡Soñad hermosos sueños!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...